Lugares que no aparecen en LONELY PLANET : Haití

Hace unos días,mientras estaba ojeando un periódico digital, en una esquina insignificante, leí una noticia: “Las muertes por un brote de colera en Haití aumentan a 267, mientras los infectados por el virus alcanza ya las 3000 personas” Es curioso como se tratan las noticias relacionadas con la salud en los medios de comunicación, cuando uno compara la trascendencia que se le ha dado a esta tragedia humanitaria con la cobertura dada al invento farmacéutico llamado “Gripe A” que nos torturó hace un par de años, encuentra muchos motivos para inmolarse en la sede de la OMS. El caso es que tampoco extraña mucho, porque a Haití, la comunidad internacional hace ya muchos años que la enterraron en el contenedor de la basura orgánica. Haití es el mayor estercolero del hemisferio norte, el país mas pobre de América, el país más deforestado del mundo según Greenpeace y el de mayor analfabetismo fuera de África. Las razones por las cuales Haití se ha convertido en este desastre andante, tienen que ver con cómo sus sucesivos colonizadores (españoles, franceses y yankis) hemos metido nuestros hocicos de cerdos truferos en él, y con cómo hemos esquilmado, robado, desertizado y consumido el país en un par de siglos. Lo más macabro de todo, es que los mismos “Mesías” que les hemos abocado al fracaso más absoluto, nos erigimos como autoridades morales y les imponemos nuestras soluciones. Nauseabundo.

En Haití se vivía de lujo antes de que Colón pusiera un pie allí. Antes de la llegada de los españoles, en la zona de la isla de la Española donde esta Haití, vivían los indios taínos Arawak, que eran una especie de “hippies precolombinos” que vivían en la playa, comían frutas tropicales y practicaban el amor libre. Como a Colón le parecía que aquello era demasiado libertinaje para ser territorio de la católica e inquisidora España, hizo la vista gorda cuando otros indios de la zona Oeste, llamados los caribes, llegaron machete en mano y exterminaron a los Arawak. Luego, en un ejemplo de justicia “estilo Reyes Católicos”, las santas tropas españñolas aniquilaron a todos los caribes, dejando la isla de La Española prácticamente desierta. Pero la isla tenía un subsuelo muy interesante para la plantación del petróleo de la época: la caña de azúcar. Poniéndose el traje de nación emprendedora, España decidió comprar miles de esclavos africanos y los puso a trabajar a destajo en las zafras.

A principios del siglo XVII,a muchos bucaneros franceses les encantaba andar por la zona haciendo barrabasadas. La cosa fue creciendo, hasta que los franceses entraron en la isla y colonizaron su parte occidental. Como los españoles teníamos mucha plancha en Cuba y México por aquellas épocas, decidimos ceder la parte Oeste de la isla (actual Haiti) a los franceses, que trajeron aún más esclavos desde África.

Los franceses cometieron dos errores que han marcado la historia de Haití. El primero está relacionado con cómo los franceses trataban a los esclavos. Eran igual de salvajes que cualquier nación a la hora de explotar a los esclavos, pero mientras ingleses y españoles no podían concebir la esclavitud sin una tarea “evangelizadora”, es decir “te esclavizo pero te ofrezco a Jesucristo, si decides no aceptarlo, mi espada te ofrecerá otro tipo de eucaristía”, los franceses dejaron que los esclavos continuaran adorando a sus dioses animistas africanos y siguieran practicando el vudú. Esto parece un tema menor, pero el tema de la creencia en estos dioses otorgó muchísima cohesión entre los esclavos negros. El segundo error gabacho en Haití tiene que ver con lo caliente que tenian el croissant los colonos franceses y cómo compartían su bolleria con las esclavas negras, engendrando a una tercera clase social: los mulatos. Estos tipos “café con leche” vestían y vivían como franceses, se establecieron en las ciudades y tenían cierto punto de elitismo. Los esclavos negros les odiaban por ello, y los franceses les temían porque pensaban que podían quitarles el poder. Haití era como aquellos combates de pressing catch que veía de pequeño:un “todos contra todos”.

Las revueltas comenzaron en 1760; los negros esclavos se levantaron contra los franceses, los mulatos se aliaron con estos últimos y aplastaron la intentona. Diez años después, los mulatos quisieron adquirir mas poder y los franceses, esta vez con la ayuda de los negros esclavos, los machacaron. Y en 1789, estalla la revolución francesa, y las ideas de “liberte, egalite et fraternite” llegan a las colonias. En teoría, la esclavitud se abolió en Francia y sus territorios de ultramar, pero en Haití las revueltas eran incesantes y la sangre bajaba como si fueran arroyos. Aquí surgió quizás la única persona buena en la historia de Haití, Francoise Toissant Louverture, un esclavo negro que, con su fuerza de voluntad, llegó alto en el ejército francés, y se erigió en un líder revolucionario que buscaba la paz y la prosperidad del país. Cuando Napoleón llego al poder, restableció la esclavitud, mandó un ejercito importante y puso al frente del país a un cuñado borracho que tenía, llamado Leclerc. Éste engañó a Toissant con la idea de negociar con él, le apresó y le llevó encadenado a París, donde Napoleón lo dejó morir de hambre y frío en una mazmorra infernal.

Este hecho obligó a los esclavos negros a activar el modo “salvaje caníbal” y les dieron un correctivo muy serio a las tropas galas. El propio Napoleón reconoció que el enemigo más salvaje al que se había enfrentado eran estos recolectores de azúcar haitianos. Ilustrativo resulta que el escuadrón del jefe revolucionario Dessalines llevaba como estandarte el cadáver de un bebe blanco clavado en una bayoneta. Napoleón estaba viendo que lo que estaba pasando en Haití, no le venía muy bien a sus planes expansionistas en Europa, pero no se marcharía de allí sin asestar una ultima puñalada mortal.

El proceso de independencia de Haití fue una de las mayores trampas de la historia. Napoleón ofreció a los esclavos negros la independencia del país a cambio de 120 millones de Francos de Oro. Los haitianos no tenían ese dinero, ya que el país estaba destrozado por las guerras y la sobreexplotación agrícola, pero los vampíricos bancos estadounidenses, les prestaron dicho dinero y los haitianos consiguieron la independencia. Un futuro esperanzador se abría ante los ojos de los haitianos, pero los pobres diablos no se daban cuenta que el país ya no les pertenecía a ellos sino al Citibank gringo.

Lastrados por un deuda inabarcable, que transformada a la actualidad correspondería a 44 veces el PIB total de Haití, durante el siglo XIX y primera década del XX, el país tuvo !26 dictadores militares!. En 1912, el dictador de turno, un tal Tiresias Sam se le fue un poco la mano y dejó que su psicopatía se manifestara de manera demasiado brutal y después de fusilar a unos 3000 opositores, el pueblo entro en el Palacio presidencial lo apresaron y literalmente, lo desmembraron. Asi como suena, un brazo por allí, una pierna por allá, la cabeza por otro lado ….. En fin, todo muy gore.

Los jefes del Citibank, los verdaderos dueños del país, eran unos hijos de perra usureros pero también unos presbiterianos muy aburridos, y aquella matanza de tintes vudu, les parecían una aberración de la naturaleza, asi que acudieron a la busca del no menos santurrón presidente de los USA de la época, Woodrow Wilson, que mando a los marines a restablecer el orden en el país, que en lenguaje del populacho se traduce en “dar hostias como panes y si es necesario matar”. Iban a quedarse un par de meses, pero las cosas se les fueron liando y se quedaron en Haití, veintiún años. Se podría decir que los americanos establecieron la igualdad racial, trataron como mierda humana a todos los de piel oscura ya sean mulatos o negros, que tenían prohibida la entrada en los hoteles, restaurantes y clubs. También pensaron que ya que la deuda de la independencia no se iba a pagar, era mejor que cualquier tipo de decisión económica del pais se tomara desde las oficinas del Citibank en Nueva York , en lugar de desde el Banco Central o el Ministerio de Finanzas en Puerto Principe. Un robo y una matanza a cámara lenta excelentemente diseñado. En 1937, se largaron, dejando a varios dictadores títeres al mando, pero en la década de los 50 , necesitaban ir mas allá. En los 50, el comunismo estaba mas de moda que la gomina de Cristiano Ronaldo, y un pais como Haití, que habia sufrido tanto, era una perita en dulce para las ideas marxistas. Pero Eisenhower no iba a permitir comunismos en Centroamérica o el Caribe, asi que apoyó y financió a auténticos dictadores asesinos como Trujillo en la República Dominicana o Somoza en Nicaragua.

El hombre que eligió para esta tarea en Haití, se llamaba Francoise “Papa Doc” Duvalier, un tipo salvaje pero muy listo. Era un medico negro hecho a si mismo, realizo una campaña de imagen de mucho éxito en Haití. Para comenzar era negro como la mayoría de la poblacion ,y no como los últimos dictadores de la elite mulata. Luego era sacerdote Vuduy eso encantó a la poblacion ,era un tío muy populista, que auguraba políticas pro-negritud. Tras esta fachada de líder popular comprometido, se encontraba un tarado mental de un calibre considerable. Lo primero que hizo ,como buen dictador ,fue reclutar a los mas psicópatas del país , y darles trabajo como su guardia personal,los Toton Macoute, los llevaba vestidos de negro ,en homenaje a los Camisas Negras de Mussolini, personaje al que Duvalier idolatraba. Estuvo en el poder hasta 1971 ,y realizo el trabajo rutinario del dictador, es decir, matar, ajusticiar y machacar los cráneos de 50000 opositores. A su muerte ,le sucede el tonto del culo de su hijo, Jean Claude “Baby Doc” Duvalier, que aunque menos salvaje , esquilma las ya debilitadas arcas del pais para comprarle joyas a su mujer ,una mulata rica llamada Michelle Bennet a la que el pueblo odia. En 1986, el pueblo se levanta contra él y acojonado perdido sale por patas hacia su mansión de la Costa Azul francesa. El pueblo de Haití, mantiene sus costumbres y desentierran el cadáver de su padre, Francoise, lo desmembran y lo pasean un ratito por las calles de Puerto Principe.

El pais sigue dando bandazos hasta que en 1991 ,!Sorpresa! Algun cabron occidental se despista y se celebran en Haití , las primeras elecciones libres de su historia. Las gana un sacerdote de los barrios bajos llamado Jean Bertrand Aristide, que parece que quiere poner un poco de orden en el pais ,promete una reforma agraria ,una universalizacion de la sanidad y cuidar a los pobres. Clinton, que era un tipo mucho mas cabron de lo que nos han vendido , azuza al ejercito porque ve que Aristide tira mucho hacia la zurda y a los pocos meses, golpe de estado militar y vuelta a la normalidad siniestra de Haití. El pueblo se revela porque Aristide les gusta ,y Clinton intenta realizar una maniobra sibilina que le sale mal, se lleva al presidente legitimo Aristide a Washington , allí le plantea que si realiza una política económica en Haití mas cercana a lo que quieren los USA , le restituye en el poder. Aristide dice que sí a todo , y en 1994 un contingente militar multinacional comandado por Estados Unidos entran en Haití y restituyen en el poder al presidente legitimo. Pero Aristide le sale rana a USA, y traiciona a Clinton acercándose cada vez mas a las políticas de Cuba y la Venezuela chavista. Los Estados Unidos no pararon de financiar y armar a los grupos opositores hasta que en 2004 consiguieron echar al legitimo Aristide del poder. Y Haití paso otra vez al olvido internacional.

En 2010 un terremoto machaca Haití y mata a casi 400000 personas .Los típicos idiotas de los paises occidentales que han destruido el pais anteriormente, toman el papel de líderes solidarios. Los cantantes , los actores y demas personajes del “buenrollismo” aprovechan la coyuntura para hacer un ejercicio de autobombo repulsivo. Incluso la todopoderosa seleccion brasileña de futbol se digna a jugar un amistoso en Puerto Principe. Todo dios se preocupa por Haití.

Tres años después, una enfermedad del siglo XIX mata a 200 personas por falta de higiene y medicinas, pero la moda “Haití” ya ha pasado, ya no eres el mas “molón” si dedicas tiempo y espacio en los periódicos a Haití. Ya lo podemos meter otra vez en el saco del olvido perpetuo. Y preocuparnos por lo importante, por ejemplo, la champions League.

Yo no se como podemos mirarnos al espejo.

20130305-013501.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: